Mujeres en la tecnología: de la astrofísica a la ingeniería

UNDP People for 2030
4 min readJun 21

--

La serie Mujeres en la Tecnología se centra en las mujeres que defienden el avance de la tecnología transformadora y las innovaciones digitales en todo el PNUD. Al compartir estas inspiradoras historias individuales, esperamos animar a otras mujeres a elegir este camino e impulsar la igualdad de género en el sector digital.

Marcela Treviño no es una ingeniera convencional. Como parte del equipo de Energía Verde del PNUD, una unidad que trabaja para desarrollar proyectos de energía solar para las agencias de la ONU y sus socios en todo el mundo, entró en este campo desde un ángulo interesante.

Marcela, fascinada por los procesos físicos del universo, comenzó su formación como estudiante de astrofísica. -Como estudiante universitaria, explorando las inestabilidades del plasma, la radiación y la materialidad del sol, tuvo una revelación: “ Tuve curiosidad por las grandes posibilidades de la energía con la que el sol baña la tierra cada día. ¡Piensa en la cantidad de energía gratuita que eso supone!”.

Sin salirse del ámbito de la física, este interés suyo le llevó a centrarse en la ciencia de materiales, aceptando un trabajo en el que exploraba cómo los materiales de construcción pueden aprovechar la energía solar. Al darse cuenta de que le faltaban conocimientos técnicos para entender cómo se integraban las cosas, volvió a la universidad para estudiar ingeniería.

Durante un proyecto de estudios en Kenia, en el que estudió el uso de la energía solar para producir agua potable, algo en su cabeza hizo clic: “Me di cuenta de cómo se puede usar la tecnología para el desarrollo. Podemos sobrevivir sin electricidad, incluso sin tecnología, pero no podemos vivir sin agua. Así que, viendo como funcionaban estas bombas de agua accionadas por energía solar, vi que la tecnología nos daba vida.”

En 2017, poco después de terminar el proyecto en Kenia, Marcela tuvo la oportunidad de unirse al recién creado Equipo de Energía Verde del PNUD en Copenhague.

Desde que se unió al equipo, la unidad ha crecido de tres pasantes y un líder, a 18 colegas a nivel mundial que trabajan apoyando directamente al PNUD, a las agencias hermanas de la ONU, diferentes ONG e instituciones gubernamentales con la implementación y el desarrollo de proyectos de energía solar. Marcela supervisa la cartera global de proyectos del equipo, que incluye 74 proyectos finalizados desde 2016 y más de 200 proyectos en tramitación.

Marcela durante una misión de mantenimiento de la paz de la ONU en Sudán del Sur, 2022

“Mucha gente me pregunta cuál es la relación entre la Tecnología de la Información (TI) y la energía verde. Para crear comunidades resilientes, necesitamos infraestructuras de TI que puedan prepararnos para el futuro, y para ello siempre necesitaremos energía. Energía asequible, limpia y fiable, y aquí es donde entramos yo y el equipo del PNUD de Gestión de la Información y la Tecnología.”

A menudo nota que los demás se sorprenden al verla en un puesto tan técnico. “No mucha gente espera que una mujer esté en un lugar remoto solucionando problemas de un sistema solar”.

Para ella, es importante mostrar a la gente que trabajar en un campo dominado mayoritariamente por hombres es una oportunidad al alcance de todos.

“No hace falta ser Michelle Obama o Angela Merkel para ser un modelo a seguir. Simplemente estando donde estás en tu carrera, ya sea como estudiante o a mitad de tu carrera de ingeniería, siempre hay una chica joven mirándote, inspirándose en lo que haces”.

Tecnología para el desarrollo

Nacida y criada en México, la ONU siempre tuvo una presencia destacada en su país. Sin embargo, Marcela nunca pensó en trabajar allí; en su mente, el trabajo de la ONU tenía que ver con políticas, gobernanza o ayuda humanitaria.

Realización de una evaluación solar de instalaciones sanitarias con el especialista en TIC Jackton Muga en Sudán del Sur, 2022

“No pensaba que la ONU tuviera puestos técnicos. Veía la tecnología y el desarrollo como dos cosas separadas. No fue hasta más tarde cuando comprendí cómo una puede posibilitar la otra”.

Un equipo con mayoría femenina

Sin una decisión consciente de contratar principalmente a mujeres, Marcela explica que el Equipo de Energía Verde cuenta ahora con una mayoría de compañeras. Le apasiona apoyar a su equipo en todo.

“He experimentado que las mujeres en la ingeniería estamos motivadas, pero a veces nos falta confianza para hablar. Hay veces que te dan un sitio en la mesa, y otras tienes que hablar y tomar tú el sitio”.

Después de seis años, Marcela ve cómo sus compañeras dan la misma motivación y consejos a las nuevas becarias o consultoras que empiezan en el equipo. “Para mí ha sido muy satisfactorio empoderar a las mujeres del equipo para que tomen las riendas, crezcan y se den cuenta de que pueden hacer más”.

Dado que la cartera del equipo no deja de crecer y que llegan solicitudes de oficinas y socios de todo el mundo, Marcela está deseando que el equipo siga desarrollándose, mejorando sus competencias y ofreciendo mejores resultados. Para poder ayudar a sus compañeros en este camino, Marcela ha empezado recientemente un doctorado en gestión de proyectos.

“Tener una gran cartera y tratar con un equipo en crecimiento es lo que me inspiró para empezar el doctorado y equiparme para dirigir grandes proyectos”.

--

--